Inka-Trail-Machu-Picchu

Der Weg der Inka

Wie Arterien vom Herzen ausstrebend, breitete sich der Weg der Inka von Cusco in alle Richtungen aus und hauchte dem Reich Leben ein. Dabei überquerte er die schwierigsten geographischen Gegebenheiten: Weder die Küste,  noch die Gebirgskette der Anden, noch die Berge des Dschungels stellten ein Hindernis für die Inkas dar, die den Qhapaq Ñan (den königlichen Weg) von Kolumbien bis Argentinien erbauten. Continue reading

1492245_10152195867764208_1891125094_o

RESPONSible Tourism in Vicos

We recently heard about the RESPONSible tourism initiative in Vicos and today we are staying with a local family that has welcomed us with open arms. Pablos ‘s daughters laugh while their mom invites us all a bowl of hot soup prepared in a pot on a stove to warm up the body in the cold night of Vicos, a beautiful community in a small valley of the Cordillera Blanca (White Mountain Range), near Huaraz, in the region of Ancash. Continue reading

1492245_10152195867764208_1891125094_o

Turismo RESPONSable

Hace poco escuchamos sobre la iniciativa de turismo RESPONSable en Vicos y hoy ya estamos donde una familia que nos ha alojado con brazos abiertos. Las hijas de Pablo se ríen mientras su mamá nos invita a todos un plato de sopa caliente que preparó en una olla sobre leña para calentar el cuerpo en la fría noche de Vicos, una linda comunidad en un pequeño valle de la Cordillera Blanca, cerca de Huaraz, Ancash. Las verduras con las que la cocinó crecieron en el campo donde pastan las ovejas y juegan las niñas. Ellas también crecen cada día allí, libres, igual que su papá, rodeadas de naturaleza. Más arriba, el nevado Copa vigila la campiña y los tejados de las casas, donde los vicosinos viven tranquilos. Ellos hablan quechua y español, al igual que sus hijos, y esperan que su idioma materno pueda mantenerse a lo largo del tiempo. Después de compartir historias y terminar la sopa, ellos se van a dormir para prepararse para el día siguiente, que empieza muy temprano. Nosotros también, pero para partir hacia alguna ruta de la cordillera más alta y extensa del Perú. Antes, Pablo nos muestra un mapa, prende las chimeneas de los cuartos y nos dice que nos esperará temprano al día siguiente para desayunar, después de despertarnos con los sonidos del campo y alistarnos para explorar.

La familia de Pablo adora su pueblo, sus chacras, sus animales, sus árboles y sus montañas. Así como ellos, hay familias y comunidades en todo el Perú que quieren conservar los lugares donde crecieron y han vivido por generaciones, pero necesitan apoyo para tener una mejor calidad de vida allí y no tener que migrar a una ciudad. Por eso, aprovechando que cada vez más viajeros de todas partes del mundo llegan para explorar estos sitios, muchas familias locales tuvieron una idea. ¿Por qué no alojar a los visitantes en sus casas? Pablo, su esposa y sus hijos vieron una oportunidad y hoy reciben felices a personas como nosotros que vienen a descubrir el Perú. Ahora podemos sentir que hemos explorado un rincón del país llevándonos una parte de él en experiencias y nuevos amigos, pero también dejando parte de nosotros como beneficios para el desarrollo de su gente y el cuidado de su medio ambiente. Nos sentimos completos. Hemos podido conectarnos más con la Cordillera Blanca compartiendo estos días con su gente y nos hemos alejado mucho de nuestro día a día, conociendo nuevas culturas que nos enriquecen como seres humanos. Al hacer esto, estamos apoyando su economía y gracias a viajeros como nosotros, familias como la de Pablo pueden hoy en día acceder a una mejor alimentación, buenos centros de salud y lo más importante, una mejor educación que permita que sus hijos crezcan con la capacidad y conocimientos que el Perú necesita para seguir saliendo adelante.

Los niños que hoy juegan en el campo de Vicos crecerán sabiendo que mucha gente viene para conocerlos a ellos, a sus valles, sus animales, sus montañas. Estarán orgullosos de hablar dos idiomas, mostrarán sus costumbres y los lugares donde crecieron. Sin embargo, lo más importante, es que sabrán que son los responsables de cuidar lo que han heredado, y que el turismo sostenible es una alternativa para ello. Los hijos de Pablo ya lo saben, y mientras jugábamos con ellos durante nuestro último día en Vicos, nos dimos cuenta de cuánto podemos ayudar a un país como el nuestro si cada vez más gente viaja de manera RESPONSable.

Esta experiencia me llevó a mi a dejar mi trabajo en la ciudad y entrar al equipo de RESPONS para poder llevar a viajeros de todo el mundo por mi país a través de experiencias maravillosas que promuevan el desarrollo sostenible de comunidades así como la protección del medio ambiente. Invito a todos a que se animen a viajar RESPONSablemente y sientan esa sensación tan satisfactoria dejar un poquito mejor cada rincón del Perú que hayan explorado.


Tito